Niños en la jungla Tarántulas para la cena QUE RICO !!! (VIDEO)

El sur de Venezuela, donde se ubican los dos estados más grandes del país, Amazonas y Bolívar, se caracteriza por ser un territorio remoto, milenario e incluso misterioso, en el cual conviven armoniosamente las etnias indígenas Baré, Yanomami, Piaroas, Yekuana, Wahibo y Pemón, entre otras, con una pródiga naturaleza que ha determinado sus costumbres y gustos alimenticios.

A pesar de las influencias exógenas de los blancos, estas comunidades mantienen, en gran medida, su gastronomía milenaria y un profundo conocimiento de los usos que pueden dar a los alimentos que les provee la madre tierra. Los procesos de conservación, cocción y hasta su simbología mítico-religiosa da pie a una experiencia culinaria que vale la pena conocer.

Por ser un territorio vasto y poco poblado (cuenta con unos 150 mil habitantes y es la segunda entidad con mayor extensión en Venezuela), el estado Amazonas posee una diversidad biológica única que le proporciona a las etnias no sólo alimento, sino también los enseres necesarios para su obtención y preparación.

Bajo esta magia culinaria y nutritiva, los occidentales han apostado por mezclar costumbres e ingredientes para recrear una gastronomía exótica, cargada de sabores que literalmente despiertan los sentidos.

Egidio Rodríguez, director de la Fundación Cocina Amazónica Venezolana, comenta a Panamerican World que desde hace 8 años esta entidad investiga, conjuntamente con biólogos, químicos y científicos, las características de los productos naturales que consumen los indígenas, a fin de conocer sus derivados y nutrientes y lograr un mejor aprovechamiento culinario.

Loading...
agosto 17, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *